La cerveza de marca blanca

Cerveza de marca blanca

 

La cerveza de marca blanca… una basura

Hola cerveceros y cerveceras nos volvemos a ver en el Paraíso de la Cerveza. Y hoy estoy muy cabreado.

El otro día fui al supermercado y vi que las estanterías están llenas de basura. Y no me refiero a la comida basura, que de esa hay bastante.

Me refiero a la cantidad de cerveza que nos venden que son UNA GRANDISIMA MIERDA… UN TRUÑO depositado por el mismísimo demonio y con esto mejor digo meado de gato o pis de burro.

Primero, empezamos por las cervezas de entre comillas MARCA BLANCA… que en vez del blanco deberían haber elegido otro color como el color marrón como el culo de un vikingo antes de que se inventara el papel higiénico, por ejemplo.

Estas marcas del distribuidor cada vez más ocupan más y más espacio en el lineal. Ahora esta mierdecilla por aquí, ahora te cuelo esta nueva mierdaca por allá. Vale, vale, vale dejemos en paz a Míster popó.

Que está bien, que la gente quiera beber algo barato, pero hombre, no lo llames cerveza… llámalo potingue de la abuela de Panoramix.

Vamos que eso no es cerveza. Eso es una bebida de cebada supuestamente fermentada con lúpulo y potrocientos ingredientes más… que si conservantes, que si saborizantes, que si acidulantes… bueno no sé si se llama así… que si colorantes… manda huevos, colorantes para una cerveza. Pero ¿que no sabéis que la verdadera cerveza tiene un color AMARILLO NATURAL!?!?

¡POR LOS TESTICULOS DEL MISMISIMO GANDALF! Que no hace falta añadirle un colorante amarillo de pelos del culo de un mono… no os lo toméis a broma, pero el colorante rojo de los alimentos se produce a partir de un bichejo llamado cochinilla. Pero bueno dejemos ese tema desagradable para otros.

Y es que no tiene que ser nada bueno para la salud tanto ingrediente. Que al pobre Moisés no le hubieran cabido todos estos ingredientes en las tablas de ley.

Ocurre todo lo contrario cuando estas comiendo algo que está delicioso, que empiezas a ver los ingredientes que hay… y de tantos que hay no caben en la etiqueta, pero al menos esta bueno. Pero en el tema de la cerveza es al contrario… cuantos menos ingredientes y menos raros veas, mejor.

Recuerdo cuando era estudiante universitario solamente compraba cerveza de marca blanca como del mercaroña, del pringel, del coñosum, del cabronabo, del cagafour….

Estas cervezas me sacaban de un apuro económico, pero el día siguiente tenía un apuro peor… (chan chan chan chan) la resaca. Dolor de cabeza como si te hubieran golpeado con el martillo del dios del trueno, estomago revuelto como las entrañas de un dragón que escupe fuego valyrio… que cojones… ya sabéis todos que es una resaca.

Cuando tienes 18 años es soportable… pero cuando la experiencia inunda tu cuerpo, y con esto me refiero a los años. Ya no es lo mismo.

Ahora vale la pena beber una buena cerveza antes que 500 litros de vomito de asno. Y con buena cerveza no me refiero a la marca de importación de tal país… no, con una estrella Galicia me conformo.

Nos vemos en El Paraíso de la Cerveza